¿ES EL TIEMPO DE LA MODA?

Hablaremos de un tema en auge y que nos ha hecho reflexionar: “La moda y el tiempo”.

Este escrito busca inquietarnos para pensar en cómo será la transformación de la moda luego de que atravesemos la situación mundial que estamos viviendo.

A lo largo de la historia, la relación moda-tiempo ha ido variando. Hoy en día al tiempo lo estaríamos trabajando en diversos ejes. Uno de ellos es la temporalidad con la que presentamos las colecciones (las temporadas), lógica que se remonta hace casi 80 años atrás. Un segundo eje hablaría de como revisamos la historia, funcionaría como una inspiración, en muchísimas colecciones de diferentes diseñadores se retomarían períodos pasados. La tercera relación es el tiempo de trabajo, que estaría sujeto al tiempo de producción.

Bajo estas estructuras conformaríamos la moda como la conocemos hoy. Si bien habría diferencias según el tipo de emprendimiento, todos tendríamos una lógica que nos impulsa al cambio. Creemos que en el contexto actual tan único, nos estaría sentando a reflexionar sobre esto, nos para y nos da este recurso tan deseado, el tiempo.

Vamos a analizar cuatro desfiles que tomaron este tema: Louis Vuitton fall ready-to-wear AW20, Gucci Fall 2020 menswear, Balenciaga fall 2020 ready-to-wear y Marc Jacobs AW20 womenswear.

 ¿Las nuevas generaciones se sentirán identificadas con esta temporalidad?

MARC JACOBS

Fotos: Filippo Fior y Tagwalk

La colección Autumn/Winter 2020 de Marc Jacobs nos mostró el talento que tiene el diseñador para predecir momentos culturales. A través de un viaje en el tiempo, Jacobs nos muestra cómo mirando un momento cultural anterior se puede encontrar resonancias en la actualidad. Al ver esto a través de sus ojos, aprendemos acerca del estado de la industria y el estado del mundo.

¿La lección de esta temporada? La nostalgia es algo bueno en este momento.

La colección está inspirada en los años 60, hace referencia a mujeres icónicas de la época, como la primera dama de Estados Unidos Jackie Kennedy, o el personaje de Rosemary Woodhouse y muchas “mods” de la época. Todas estas referencias se combinaron con un minimalismo propio de la década de 1990. La paleta de color que utiliza el diseñador es bastante amplia y se trata, en su mayoría, de colores pastel.

Preponderan los abrigos amplios de tres botones, los cuellos redondos tanto en abrigos como en camisetas, los pantalones rectos y los zapatos con puntera cuadrada. Asimismo, no podían faltar las chaquetas y los minivestidos con medias.

La colección es congruentemente sobria con acentos de extravagante con algunos vestidos de noche plenamente bordados o con aplicación de recursos artesanales. A medida que avanza el desfile vemos como las prendas y los personajes se van “pervirtiendo” para empezar a lograr seducción y dar stress al espectador. El peinado y el maquillaje acompañan la caracterización, los delineados negros y el profundo rojo de los labios.

Entre el cuerpo de baile aparece aparecen algunos llamados a la estigmatización de los cuerpos y nuevas masculinidades, aunque se refleja en la pasarela solo con una nueva modelo que representa un cuerpo “normal”.

LOUIS VUITTON

 Todo en la colección de Louis Vuitton ready-to-wear AW20 nos habla del tiempo, pero se manejan diferentes cronologías de forma paralela.

El ayer se remite con una recopilación histórica realizada por la vestuarista Milena Canonero que pasea entre diferentes tiempos históricos y culturas desde el siglo XV hasta 1950. Se exhibe vistiendo un coro de múltiples personajes. El hoy está representado por el desfile en sí y los asistentes que están observando el show. En un tercer eje temporal, el futuro, están las modelos, con sus look inspirados en todo el bagaje histórico pero con materialidades nuevas extraídas de un universo utilitario y por momentos de indumentaria de motociclistas o automovilismo.

Las siluetas del desfile se ven influidas por los trajes históricos de mujeres y hombres. La distinción entre las capas y los volúmenes están sectorizados en la parte inferior de las faldas y vestidos y en los cuellos y mangas. Las molderías tienen recortes y materialidades propias del rubro deportivo y de automovilismo, hay textiles high-tec, cueros y matelaseados. Combinados con enaguas y textiles ligeros que dan transparencia.

Sin saber si es la real intención de Nicolas Ghesquièr, esto nos deja pensando: Convivimos en una era donde las transformaciones fueron muchísimas, pero de 80 años atrás al presente ¿Tuvimos transformaciones radicales? 

GUCCI

“Fashion is a sort of clock” Alessando Michele

El desfile de Gucci comienza con un gran péndulo en el centro que se mueve de forma recta, la música acompaña el contraste de luces que vemos en la pasarela. En cuanto ingresan los personajes la bola empieza a moverse en diferentes sentidos.

Sin duda la colección ‘In motion’ nos invita a ‘repensar y reconsiderar’, como menciona Luke Leitch en su nota de Vogue.

Una vez que aparecen los conjuntos se empiezan a ver referencias de artistas provenientes del rock y del pop, hay una atmosfera un tanto punk, pero con colores metalizados al estilo Bowie, siluetas tipo Kurt Cobain y una noción de libertad sexual inspirada en Eurythmics. Todos los referentes mencionados nos invitan a pensar que Alessando está queriendo hablar de la masculinidad relacionada con la forma en que somos educados.

La elección de textiles y estampas vinculadas al estilo Liberty, los pintores a cuadros, los estampados con flores miniatura, los cuellos redondeados y las cintas en el pelo nos hablan de un pasado para repensar.

En cuanto al Denim, los lavados dan a las prendas un aspecto de ‘super used’ con mega roturas en las rodillas, tonos celestes avejentados (matizados) y procesos abrasivos muy intensos. Luego aparece el verde que retrae hacia las inconfundibles manchas de pasto sobre las prendas de cuando éramos niños y niñas.

El show nos deja pensando como hay tanto contenido en lo histórico, como la moda puede relacionarse con este fenómeno hasta lograr impacto en la cultura. No habla de nostalgia, sino de consensuar entre múltiples geografías y husos horarios que tenemos que repensar la forma en que exponemos la moda, la temporalidad y la construcción de los géneros.

BALENCIAGA   

Todo el show de Balenciaga fue una cronología anti-utópica, que nos sumergió en la temática del cambio climático. Todo sucediendo sobre una pasarela inundada bajo un cielo apocalíptico con fuego, rayos y mares agitados. Los personajes comienzan a aparecer casi poseídos, abstraídos.

El diseñador Demna Gvasalia confesó que fue el espectáculo con mayor volumen de negro que hizo. La paleta es casi enteramente oscura, con mínimos acentos de color. Aparecen en la pasarela conjuntos inspirados en trajes sacerdotales que surgieron de recuerdos de la iglesia ortodoxa de Georgia. Mediante este viaje en el tiempo, con un intenso desfile de sacerdotes y sacerdotisas con largas túnicas negras, nos mostró conjuntos lisos y monocromos.

Los diseños de Gvasalia siempre están cargados de observaciones sociales, políticas de poder, códigos de vestimenta y puro fetichismo. Según el diseñador, los códigos de vestimenta religiosos tienen que ver con ocultar el cuerpo y avergonzarse, ya que el cuerpo y el sexo son tabú. El estilismo nos pasea por rostros con ojos demoníacos rojos o negros y rostros deformados, con un tinte amenazante. Demna quiso plasmar una sensación de “restricción” evocando a las reglas que previenen de estos grupos ortodoxos. Esto lo desencadenó diseñando trajes de neoprene con pequeñas cinturas comprimidas para mujeres y “pantaboots” de cuero negro con “cinturones de castidad” con candado. Las materialidades y parte de las molderías provienen de la fusión con los trajes de motociclista de cuero.

Créditos

MARC JACOBS: Link al desfile AQUÍ

Fotos: Filippo Fior y Tagwalk

LOUIS VUITTON: Link al desfile AQUÍ

Fotos: Isidore Montag

GUCCI: Link al desfile AQUÍ

Fotos: Filippo Fior

BALENCIAGA: Link al desfile AQUÍ 

Fotos: Alessandro Lucioni

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email